Llama VioletaMetafísica - Divina Presencia YO SOY - Cultivando el Alma - Ilustraciones Llama Violeta

sábado, 2 de julio de 2011

REFLEXIÓN SOBRE EL USO DE LA LLAMA VIOLETA

La Llama Violeta de la Libertad y la Transformación.

Podéis realizar esta invocación en vuestras oraciones diarias y utilizar a los millones de ángeles de la Llama Violeta que están simplemente esperando vuestra llamada para ir a trabajar. Enviadlos a todas partes del mundo y llenad éste de Fuego Violeta. ¿Sabéis?, a los ángeles no se les permite interferir en vuestro mundo a menos que la llamada se realice desde vuestro plano. Enviadlos a trabajar; están esperando a responder a vuestras llamadas. Los ángeles de la Llama Violeta pueden inundar literalmente el planeta con Fuego Violeta y ello alivia muchos de los dolores que, si no, puedan estar produciéndose. En vuestra vida cotidiana, utilizad a los ángeles de la Llama Violeta y pedidles que inunden vuestro mundo personal con la energía de esta Llama. A menudo se han detenido numerosos incendios forestales porque unas cuantas personas invocaron a la Llama Violeta a interceder cuando incendios enormes se descontrolaban.
Parece importante mandar la energía de esa Llama a cada hombre, mujer y niño/a del planeta, a los acontecimientos que se están produciendo, y, con nuestros corazones, inundar la Tierra con esa energía.
Sí, y no olvidéis tampoco a los animales, los árboles, los elementales, los espíritus de la naturaleza y el reino de las plantas. Los elementales se hallan muy a menudo necesitados de vuestra ayuda, vuestro amor, vuestro apoyo y vuestras invocaciones a la Llama Violeta con el fin de poder mantener el equilibrio en el planeta, especialmente ahora. Lo necesitan ahora más que nunca, durante esta época de transición que os sobreviene. Los elementales se hallan muy implicados en contribuir a la transición del planeta a la octava superior; son vuestros ayudantes. Cuanta más Llama Violeta y cuanto más amor reciban de la humanidad más suaves van a ser las transiciones para la propia Tierra y para todos los reinos que habitan en su cuerpo.

Fuente: